Mamando la chipriota

Mamamos la chipriota desde el momento en que nos levantamos de la cama, la celula eucariota es absorvida por el chip tecnologico uniforme, el cual es tildado como modelo de vida cotidiana. Nos sumergieron en un vacio, porque en lugar de existencia es de supervivencia en esta inexistencia en que nos sumergen. Por eso, almas inconcientes maman la chipriota y no les asusta, se les a hecho cotidiano (aberrante accion que aparece en el diccionario de la lengua humana, que trata de justificar los males y su costumbre social). Por eso sumergido en esta chipriota, y siendo mamador de ella conciente suspiro en estas paginas tan carentes de ser paginas, siendo solo una imagen visual a corto plazo, fragmentos de esta burbuja vivedencial.

lunes, 11 de enero de 2010

El querer estar allí

Las olas deboraban los soles, de una de esas mañanas que las nubes no ayudaban. Con una mirada presa detras de un ventanal empapado de lágrimas invernales, yacía aquel sentimiento prófugo de estar lejos. La acción de cebar y succionar aquella hierba al agua, gestaba la situación. En algún momento inconciente se encendió aquel papel de arroz, que envolvia el despertar de la persepción. Dando paso a la inconfundible sensación de la falta de aire, de querer salir.El piloto amarillo quedo en el ropero de la infancia, las botas de un hule rechinozo ahogadas en alguna esquina, y el paraguas en alguna brisa de tormenta descansaba. Por lo cual, la vestimenta no era la adecuada para aquella ola del destino, que se presipitaba allá afuera.El primer chapusón a la realidad lo estremeció, pero el recuerdo que pasó a ser necesidad, de esos besos, de esas miradas, de ese tacto, lo obligó a seguir. Firme cruzó el cielo enmarañado y el cemento solitario. Para luego encontrarse de espaldas al muelle, en el último peldaño de roca caliza que unía dos mundos y a la vez los separaba. Con el pecho por erupsionar del querer estar allí y no aquí, donde todo lo es siempre mas solitario y melancólico, fundamentandose, en esos tintes de inospicuo que tiene el allí.La siguiente acción fue rápida y nebulosa. El cielo lo abrazo en su desgarro y el mar soltó su puño contra él, tomámdolo entre sus dedos híbridos como si fuese suyo. Se dejó reposar suavemente en esa ola que lo envolvia porque sabía que sería un largo viaje para cruzar al otro lado, donde habitaba ella.
lucho galo

No hay comentarios:

Publicar un comentario