Mamando la chipriota

Mamamos la chipriota desde el momento en que nos levantamos de la cama, la celula eucariota es absorvida por el chip tecnologico uniforme, el cual es tildado como modelo de vida cotidiana. Nos sumergieron en un vacio, porque en lugar de existencia es de supervivencia en esta inexistencia en que nos sumergen. Por eso, almas inconcientes maman la chipriota y no les asusta, se les a hecho cotidiano (aberrante accion que aparece en el diccionario de la lengua humana, que trata de justificar los males y su costumbre social). Por eso sumergido en esta chipriota, y siendo mamador de ella conciente suspiro en estas paginas tan carentes de ser paginas, siendo solo una imagen visual a corto plazo, fragmentos de esta burbuja vivedencial.

miércoles, 31 de marzo de 2010

_____III Movimientos/despertadores

 I
Despertadores que suenan,
en una de esas mañanas
donde la brisa fresca del lagrimal
y el repiqueteo chorreante
sobre nuestro tejado,
produce un dejo de escalofrío
en el ambiente.
Erizando las banas sábanas
que envuelven el peso del ser.
Deseando, aquel desvanecer,
por un lapso/ de medio siglo mas,
en los mares del submundo
de la tranquilidad.
II
Despertadores que no paran de sonar
en los cielos de los sueños.
Un dejo de alguna noche de quesos
se precipitaba/ envolviendo los mares,
de aquellas navegancias/
de esas mañanas/
de brisa fresca,
con sutil repiqueteo lagrimal.
III
Despertadores de repiqueteo chorreante,
que recorren desde los inmensos cielos
hasta los mares del submundo,
donde se encuentra reposada/ mi mente.
Erizando mis sentidos,
me despabilo.
Despertador/ Tarde/ Renuncio/
Prefiriendo desvanecer,
por un lapso/ de medio siglo mas...

Lucho galo



viernes, 12 de marzo de 2010

Las bocas de Paludi

Oleo sobre tela
50x40
lucho galo 2008

miércoles, 10 de marzo de 2010

_____________Tardesales

El sentir del cuerpo
inundaba al río.
El cual servía de apoyo
para los inmensos brazos
que la naturaleza reposaba,
en su liturgia tardesal.
Así, envolviendo y muy detenidamente
construyendo, todo el espacio
y masa visual perseptible
a aquel mirar.
El punto de fuga muestra
como tal, una casilla quilpoide
de camufle serrano.
Con una ventanita cuenca
urgada en las sombras,
de un inframundo por conocer.
Donde los cuerpos,
detenidos sobre un bado,
excusandose en el mirar
se acobardan.

lucho galo

martes, 2 de marzo de 2010

La esperalidad en espacios fugaces

Encontrados en un "no lugar",
la espera, irrigaba la sangre.
Latente, en parte, por la melancolía del partir
y por otro, el ansia del llegar.
Proyectando e hilando las vagas ideas
que deambulan en una atmósfera densa
por los transeuntes apáticos.
Ocultando así, con sus murmullos
el latir de la tierra,
prefiriendo quemar con las miradas...

Lucho galo